Juego de resistencia

Catarsis, el rito anhelado de la liberación y expresión de los códigos más sensibles de una comunidad. La identidad construida de espaldas a la oficialidad, se hace presente y se apodera una vez al año -con entrañas- de las calles de Barva de Heredia, lo sagrado e intangible y lo pagano popular encuentran cuna.

 

Llega el día 24 de cada agosto, el día de San Bartolomé, patrono de los Carniceros, de los libros y del pueblo de Barva.

 

La máscara del pueblo es la protagonista, sea por devoción o por expresión social,

Cultura plástica, visible, colorida y hasta repulsiva para muchas personas.

 

La comunicación es el pretexto, la vinculación es la causa, lo heterogéneo se reconoce como propio y las particularidades saltan a la vista.

 

Violencia bajo consenso, un juego casi surreal, que entre máscaras retorcidas, restos de carne animal en proceso de descomposición, música alegórica, algún licor de particular coloración, distribuido de mano en mano en galones plásticos, son el artefacto validado que contribuye a la consolidación de la manifestación de resistencia, de un pueblo que con anterioridad y por las mismas calles, paseaba al Santo Bartolomé, con poca audiencia pero con suficiente devoción.

 

Algunas máscaras se portan, y asustan por las calles.

 

Otras, más antiguas, caretas de fé, elevan al santo.

 

La relación cultural entre ambas muestras es incuestionable, tal así, que admite no concordar con algunos convenios sociales, de orden, de salud pública, de legalidad, pero sale avante por medios populares, como cualquier proceso natural que se ve acechado, resiste, no se sabe por cuánto pero sigue en la actualidad, siendo el mayor objeto ceremonial de Barva, cultura.

 

Una máscara no es lo que representa, sino lo que puede transformar en el tiempo, ese “antifaz” es relevante no solo por lo que dice, sino también por lo que excluye, nunca tiene un sentido único, evoluciona, transgrede, significa, encarna el mismísimo juego de la vida, su sincretismo, su argamasa fantástica.

Síguenos y comparte en redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *