Llorar los muertos que un día viste caminar y sonreír

¿Es este el sabor de la impotencia?

Esta sensación a ceniza, vacío, furia que se pierde en el viento.

Han pasado dos meses desde el inicio de las protestas en Nicaragua, un gobierno especialista en tácticas de distracción se oculta, a la vez que ejecuta acciones de represión a través de los grupos informales que ha armado para mantener el control sobre la población.

Nos duele nuestro vecino del norte, pero no sabemos cuánto nos duele.

No lo sabemos porque las cifras de más doscientos muertos producto de la represión del gobierno de Ortega se vuelven datos abstractos. Hemos aprendido a normalizar la violencia en Centroamérica.

Heydi Salazar es fotógrafa y documentalista nicaragüense, le ha tocado vivir de primera mano el desarrollo del conflicto en su país.

La última vez que hablamos dijo: “ Mi país ya no es lo que conocí, extraño a mi país.”

Cada vez es más común que las calles sean el escenario de los cortejos fúnebres que despiden a manifestantes caídos, el derecho a la protesta pacífica tiene el precio de la pena capital.

Los caídos son demasiados jóvenes, son estudiantes, y sus cortejos de despedida están conformados por sus madres, tías, abuelas, y otros tantos chicos que tienen la vida por delante.

La muerte a esas edades debería ser una excepción, no un cotidiano dejando huella cada día.

En El Bloque Documental nos duele la impotencia, saber de todo este sufrimiento y no poder hacer nada, por eso quisimos compartir el trabajo de Heydi, darle rostro al dolor, y aportar a que se conozca la profundidad de la herida que hoy desangra al pueblo de Nicaragua.

“Deben saber que estamos en peligro todos.”

Llorar los muertos que un día viste caminar y sonreír

 

 

Síguenos y comparte en redes sociales:

Una respuesta a “Llorar los muertos que un día viste caminar y sonreír”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *